X

Inicia sesión

Debes ser socio

Cerrar

Pulsa fuera para salir.

El Consorcio y la API se unen para trabajar por el periodismo de investigación en la península Ibérica

Antonio Rubio

HOY ES UN GRAN DÍA. Estamos en la Universidad de Lisboa para poner en marcha el Consorcio de Periodistas de Investigación de Portugal y para hermanarlo con la Asociación de Periodistas de Investigación de España. Y hoy, también, es el centenario del maestro José ‘Sousa’ Saramago

A pesar de que en alguna ocasión él dijo que no se consideraba periodista, ejerció la profesión durante más de una década, especialmente entre 1968 y 1978. Su hacer, su pensamiento sus reivindicaciones, su compromiso con los derechos humanos y sus denuncias se convirtieron en «periodismo intencional». Intentó cambiar algo a través de sus escritos, sus crónicas y sus editoriales.

Eso es lo que hacemos o intentamos los periodistas de investigación, cambiar algo con nuestras denuncias y trabajos. «Levantamos las alfombras del poder» para que entre aire fresco en la sociedad y sepamos quiénes son los poderosos y qué hacen con nuestros derechos y nuestro dinero. 

El 20 de marzo de 2004 Saramago declaró en el periódico O Estado de São Paulo, también conocido como Estadão, que «decir medios de comunicación, sin más ni menos, es una abstracción». Profundizaba el maestro: «Lo que cuenta son los periodistas, las personas. Y estas son buenas o malas, inteligentes, estúpidas, honestas o deshonestas, como todo el mundo». Y concluía: «El peor periodista es aquel que se comporta como un camaleón, que siempre está dispuesto a cambiar de color según el medio que lo rodea…».

Periodismo y literatura

Cuatro años más tarde, Saramago recordó en el diario barcelonés La Vanguardia que «los medios de comunicación deben denunciar, asumir su parte de responsabilidad en la mejora del planeta».  Lo que Saramago nos decía es que el periodista, y en especial el de investigación, tiene que adquirir un compromiso, una militancia con la sociedad y con su quehacer.

El periodismo y la literatura siempre han ido de la mano, son vasos comunicantes. El de investigación es una evidencia. Albert Camus y García Márquez, junto con Saramago, los tres premios Nobel, son ejemplos directos. Los tres siempre hicieron «periodismo intencional», periodismo de compromiso, lo que hoy hacemos los periodistas de investigación. García Márquez, Gabo, lo plasmó -entre otros- en Relato de un náufrago y Noticia de un secuestro

Camus con Crónicas de la cabila y, además, se convirtió en un adelantado de lo que hoy calificamos como periodismo de Datos. Y Saramago nos dio luz con su Ensayo sobre la lucidez.

Gabo también nos recordó en mayo de 1991, con ocasión de una entrevista en Caracol Radio, la importancia del periodismo de investigación en sus obras: «Soy un periodista, fundamentalmente. Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodistas aunque se vean pocos. Pero esos libros tienen una cantidad de investigación y de comprobación de datos y de rigor histórico, de fidelidad a los hechos, que en el fondo son grandes reportajes novelados o fantásticos». Y terminaba recordando que «el método de investigación y de manejo de la información y los hechos es de periodista».

El Consorcio y la API trabajaremos codo con codo para «levantar las alfombras del poder»

El mejor reportero del siglo XX, Ryszard Kapuscinski, nos dijo que el libro era una excelente plataforma para plasmar los trabajos de periodismo de investigación. Él lo hizo con Un día más con vida o Cristo con un fusil al hombro, entre otros. 

Son muchos los compañeros que han hecho del libro una plataforma para profundizar en temas complicados y conflictivos que necesitan más tiempo y extensión. Y para explicar con todo lujo de detalles las tramas de la corrupción. Por cierto, recuerdo que la ONU ha institucionalizado el 9 de diciembre como el ‘Día Internacional contra la Corrupción’.

Periodismo. Investigación. Narrativa. Datos. Transparencia. Verificación. Fact-Cheking. Nuevas plataformas. Podcast. Documentales. Series. Teatro documental… Esos son algunos de los elementos que tenemos que trabajar en la actualidad, en el periodismo de hoy para aportar «valor añadido» a nuestras historias. Y eso es lo que pretendemos y por lo que trabajaremos desde el Consorcio de Periodistas de Investigación de Portugal y la Asociación de Periodistas de Investigación de España. Nuestro lema puede ser: #FormarParaInformar

Ese ‘Formulário Para Informar (en portugués)’ lo tenemos que convertir en realidad a través del mundo académico y profesional. La universidad y el mundo empresarial (emprendimiento y nuevos proyectos) tienen que unirse para hacer mejores periodistas, periodistas de investigación, y buscar los canales necesarios para que a los lectores, radioyentes y televidentes les llegue «información veraz» y, además, de calidad. Y que «la sobreabundancia de información no convierta al ciudadano en alguien más ignorante», como denunció Saramago.

Desde el Consorcio y la API vamos a trabajar con las universidades, organizaremos cursos de formación y haremos encuentros donde lusitanos e hispanos podamos encontrarnos para trasladar nuestras experiencias, conocimientos y trabajar en equipo los temas que afecten a Portugal y España. Ya es hora de que el periodismo de investigación de estos dos países trabaje mano a mano, codo con codo, para «levantar las alfombras del poder».

Decía al principio que hoy es un gran día. Y lo es, entre otras cosas, porque desde esta tribuna quiero rendir homenaje a dos grandes periodistas portugueses: Celestino Amaral y Joaquim Vieira.

Amaral y Vieira revelaron el 10 de enero de 1987 en las páginas de la revista Expreso cómo y de qué manera ‘Genaro Gallego Galindo’, que en realidad era el subcomisario de Policía José Amedo, se desplazó hasta Lisboa para contratar a oficiales y mercenarios portugueses. Esos mercenarios formaron parte del terrorismo de Estado que montó el gobierno de Felipe González en 1983 a través de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) y que dejaron un balance de 27 muertos. 

Esa información de Celestino y Joaquim fue una pieza importante para que los periodistas españoles, que veníamos investigando desde hacía años quién estaba detrás de esos asesinatos, pudiéramos cerrar una de las piezas fundamentales del puzle de los GAL. No todos los atentados llevados a cabo por el GAL fueron contra miembros de ETA. En medio de esa guerra también murieron inocentes sin relación con la banda terrorista.

Amaral y Vieira pusieron la luz sobre José Amedo, el subcomisario de policía español, y un grupo de periodistas españoles acabamos la investigación para llegar a la cúpula policía y política de los GAL. Convertimos nuestras informaciones y revelaciones en notitias in criminis. Es decir, esas informaciones periodísticas fueron recogidas y aportadas a los diferentes procesos judiciales que se abrieron en la Audiencia Nacional española.

Junto al subcomisario de Policía también fueron condenados el ministro del Interior José Barrionuevo, el secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera, el general de la Guardia Civil ya fallecido Enrique Rodríguez Galindo, el gobernador civil de Guipúzcoa Julen Elgorriaga, policías, guardias civiles y agentes de los servicios secretos españoles. 

Celestino Amaral, además, declaró en el juicio contra Amedo, el subcomisario de Policía, y su compañero, el inspector Michel Domínguez, en el juicio que se llevó a cabo en 1991 en la Audiencia Nacional.

Han pasado 35 años desde aquella primera colaboración entre los periodistas de investigación de Portugal y España. Hoy, vuelvo repetir, que es un día grande.

Experiencia de cinco años

El Consorcio y la Asociación pondremos en marcha una serie de encuentros, académicos y profesionales, para trabajar como un equipo. La Asociación de Periodistas de Investigación quiere trasladar y poner a disposición del Consorcio de Periodistas de Investigación de Portugal su experiencia de cinco años de trabajo.

El proyecto de la API surgió en 2017 en Carmona (Sevilla) en un curso de verano de la Universidad de Sevilla donde periodistas, académicos, alumnos y profesionales nos reunimos para profundizar y analizar el momento que estaba viviendo la profesión y especialmente la especialidad del periodismo de investigación. Después, trabajamos, nos reunimos, nos asociamos y registramos legalmente.

Y de esa forma nos convertimos en la primera Asociación de Periodistas de Investigación de España y más tarde fuimos reconocidos por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), el órgano que aglutina a todas las asociaciones de periodistas españoles.

Lo más importante de la API es que somos profesionales de diferentes medios e ideologías, pero con una necesidad común: poner en práctica un periodismo investigativo y de servicio al público que sirva para «levantar las alfombras del poder y remueva conciencias».

La siguiente pregunta sería: ¿Qué hace la API?

La respuesta es clara: Fomentamos y visibilizamos las técnicas del periodismo de investigación con el objetivo de promover los más altos estándares profesionales y deontológicos en el ejercicio de nuestra profesión. También trabajamos para estrechar los lazos que unen el periodismo y las nuevas tecnologías y de esta forma aplicarlas a nuestras investigaciones. Es decir, formamos.

De izquierda a derecha, Antonio Rubio, Claudia Marques, Marisa Torres, Cristina Ponte y Pedro Coelho.

La experiencia y el saber académico y profesional se ha convertido en un punto de encuentro para compartir conocimientos, fuentes, ideas, consejos y proyectos.

Cómo entrar en la API sería la siguiente pregunta.

La respuesta: Si eres periodista, programador, diseñador o simplemente quieres potenciar el periodismo de investigación ‘Hazte socio’.

Nosotros pedimos que nuestros futuros socios nos envíen una carta donde motiven por qué quieren entrar en la API y, además, presenten el aval de tres socios.

Tema importante. Las asociaciones no viven del aire y por eso nuestros socios/socias abonan 100 euros anuales. Los estudiantes tan sólo abonan 25 euros, pero hasta que no se convierten en periodistas no tienen voto, aunque sí tienen voz.

La API también apoya y da cobertura a los compañeros/as que son perseguidas por los países que reprimen a los periodistas. Los mexicanos Lydia Cacho y Daniel Lizarraga son socios de la API y con nuestro reconocimiento y credencial se mueven por el mundo. También, gracias a las acreditaciones de la API, los compañeros que trabajaban por libre pudieron hacer sus coberturas sin problemas ante las autoridades policiales y sanitarias.  

Otros, como el colombiano Gerardo Reyes, premio Putlizer en dos ocasiones y director de Investigación de Univisión, apoyan, asesoran y forman a nuestros socios.

El compromiso de la API es con la sociedad, de ahí que hay impulsado un c´ódigo ético que han de observar sus socios

Y en estos tiempos de pérdidas de valores y de compromisos, como nos recordaba el maestro Saramago, la Asociación de Periodistas de Investigación tiene un objetivo fundamental: el compromiso con los receptores de la información, la sociedad, el interés público y la transparencia y para ello ha impulsado un código y un comité ético para todos/as los que hacemos periodismo de investigación desde la API. No hay que olvidar que «recibir información veraz es un derecho» y así lo recoge la Constitución Española.

Los principales puntos de este código ético son diez y están recogidos en la página web de la API: investigacionapi.com 

El incumplimiento manifiesto por parte de los socios de alguno de los puntos de este código supondrá la apertura y estudio de caso ante una comisión deontológica independiente para evaluar las consecuencias de este incumplimiento. Esta comisión está formada por un asesor legal, dos socios, un miembro de la Junta y una persona externa elegida por la junta vinculada al mundo académico.

Premios API, una referencia

El año pasado comenzamos con los Premios API y hemos creado tres categorías: Premio de Investigación (general), de Datos y de Investigación Local. Creemos que el periodismo local necesita un apoyo y reconocimiento. Y este año hemos abierto las candidaturas a todas las leguas de España.

Nos gustaría estudiar con el Consorcio la posibilidad de ampliar esos trabajos e idioma a Portugal y que pudiéramos hacer algo conjuntamente.

En próximas fechas comenzaremos una campaña de promoción de la API para intentar llegar al mundo académico y a los compañeros de las diferentes autonomías y provincias españolas. Queremos hacerles ver las ventajas que conlleva ser socio de la API:

-Trabajar en equipo.

-Asesoramiento legal.

-Formación y nuevas herramientas en datos y transparencia.

-Cursos y seminarios.

-Difusión de tus trabajos en la página web: investigacionapi.com

-Posibilidad de participar en equipos de investigación transnacionales.

-Ofertas de software directamente relacionado con nuestro trabajo.

-Ofertas laborales. 

Espero y deseo que hoy sea un gran día y que el Consorcio y la Asociación podamos caminar y hacer cosas juntos. Y que el periodismo de investigación de la península Ibérica sea un referente a nivel mundial. 

Seguimos caminando y haciendo periodismo.

Gracias a todos los que han hecho posible este encuentro: Carla Bautista, Claudia Marques, Dora Santos, Joao Figueira, José Ricardo Carvalheiro, Filipe Teles, Marisa Torres, Paulo Mora, Paulo Peña, Pedro Coelho, Ricardo Cabral, Ricardo Correira, Eicardo Esteves y Tiago Carrasco.

Y no quiero olvidarme de nuestra compañera Marta Sánchez, vocal de Universidades en la API, que estuvo con vosotros en la jornada sobre Periodismo de Investigación organizada por la Universidad de Beira Interior, en Covilha, donde se encontraba haciendo una estancia de investigación y ha sido nuestro puente en esta colaboración.

Intervención del presidente de la API, Antonio Rubio, durante la presentación de la alianza con el Consorcio de Periodistas de Investigación de Portugal que tuvo lugar el pasado 16 de noviembre en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Nova de Lisboa.

—————————————–

Enlaces sobre el Consorcio:

https://www.jn.pt/artes/media/consorcio-portugues-de-jornalismo-de-investigacao-lancado-na-quarta-feira-15349236.html

https://www.publico.pt/2022/11/16/sociedade/noticia/quase-600-membros-forcas-seguranca-usam-redes-sociais-violar-lei-2027932

https://visao.sapo.pt/atualidade/politica/2022-11-16-investigacao-o-braco-armado-do-chega/

La tardanza de Asuntos Exteriores en descubrir un ‘pufo’ en Panamá impide reclamar el 35% del dinero desfalcado

Antonio Salvador

La tardanza del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación en detectar el agujero millonario provocado en su tesorería por el antiguo administrativo-contable de la oficina técnica de cooperación en Panamá impide al Estado reclamar el pago de más de un 35 % del dinero desfalcado al haber prescrito su derecho por el tiempo transcurrido.

De acuerdo con la liquidación provisional practicada por el Tribunal de Cuentas, que instruye un procedimiento por posible responsabilidad contable por alcance tras la denuncia presentada por la Fiscalía, el importe requerido asciende a 3.083.003,55 euros, de los que 2.731.930,83 corresponden al principal y 351.072,72 a intereses de demora. La cantidad dista mucho de los 5.035.845,38 dólares estadounidenses (4,78 millones de euros al cambio actual) en que el ministerio dirigido entonces por Arancha González Laya cifró provisionalmente el pufo en mayo de 2020.

El motivo de esta diferencia es sencillo. El máximo órgano fiscalizador de las administraciones públicas sólo puede reclamar las cantidades presuntamente malversadas en los cinco años anteriores al inicio de las actuaciones, por lo que no se podrá recuperar todo el dinero del que se fue apropiando el antiguo trabajador durante una década.

Se encienden las alarmas

Las alarmas saltaron en la oficina técnica de cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Panamá el 17 de febrero de 2020, cuando Omar Antonio Guevara Barrios -contratado como administrativo contable en marzo de 1992- dejó de acudir a su puesto de trabajo sin explicación. Las pesquisas permitieron conocer que este empleado panameño -hoy en busca y captura– había estado sustrayendo fondos para cooperación durante años sin levantar sospechas.

El desfalco se conoció a raíz de que la Dirección del Subsector del Agua Potable y Alcantarillado Sanitario (Disapas) -entidad local ejecutora del ‘Programa de agua potable y saneamiento en áreas rural e indígena de Panamá– advirtiera de que no se le había hecho una transferencia de más de un millón de dólares «aprobada y tramitada» y el banco confirmara que el saldo no llegaba a 2.000 dólares.

En un informe fechado el 22 de mayo de 2020, la Dirección de la División de Control y Mejora de la Gestión -dependiente de la Dirección General del Servicio Exterior- sitúa el origen de las irregularidades cometidas por Guevara Barrios «en 2007» con la utilización de cuentas bancarias de la AECID como «posible cauce de blanqueo de fondos de origen desconocido» y reconoce que la apropiación del dinero se habría prolongado durante «los últimos diez años». El ahora huido de la justicia falsificaba los estadillos bancarios para que aparecieran los teóricos saldos y no se descubriera el desvío de fondos.

El Tribunal de Cuentas cifra el posible alcance contable en 3,08 millones de euros, lejos de los 4,78 en que el Ministerio de Asuntos Exteriores cuantificó el ‘agujero’

Según se describe en dicho dossier, el modus operandi desplegado por el contable consistía principalmente en la «falsificación de la firma» del coordinador general de la cooperación española en Panamá en «innumerables talones» -más de 1.500 en el periodo investigado- con cargo a cuentas bancarias que la agencia que canaliza la cooperación española tiene en bancos panameños.

«La metodología de la apropiación es simple: se emiten talones bancarios firmados por el contable y el coordinador del momento, donde la firma del coordinador está presuntamente falsificada, lo que se ha podido comprobar por la policía panameña en cuanto a la muestra de talones examinados que corresponden al coordinador actual [ya desvinculado]. Los cheques así emitidos, en la mayor parte de los casos, no se negocian directamente en el banco, lo que implicaría ir a la entidad constantemente (hay épocas en las que se emiten varios cheques diarios) sino que se endosan», detalla el citado informe.

Un número importante de cheques se endosaron a Gaming and Services, la filial con la que la multinacional española CIRSA explota casinos, bingos y salas de máquinas tragaperras en Panamá. «El endoso se realiza simplemente con la firma de Omar Guevara en el reverso del cheque. También aparecerá en un ángulo de la parte de atrás del talón una pequeña rúbrica indicativa del casino donde se entregó el mismo», anota Asuntos Exteriores.

Dinero gastado en casinos

Tan sólo en una de las tres cuentas afectadas, concretamente una de las abiertas en una sucursal del BAC Credomatic, el rastreo ha permitido conocer que Gaming and Services fue el destino de cheques con fondos desviados por Omar Guevara por un montante de 1.397.653,96 dólares (1,32 millones de euros al cambio de hoy). Ello representa casi el 40 % de los 3.587.284,44 dólares (3,4 millones de euros) sustraídos tan sólo de esa cuenta.

Mientras se instruye una causa penal en Panamá con Guevara Barrios en paradero desconocido, el Tribunal de Cuentas español avanza en el procedimiento por posible responsabilidad contable y ya ha practicado la liquidación provisional. La persona requerida para devolver los 3.083.003,55 euros es Omar Antonio Guevara Barrios, si bien el órgano fiscalizador ha señalado la responsabilidad directa y solidaria de seis funcionarios españoles.

En su informe, la Dirección de la División de Control y Mejora de la Gestión consideraba responsables por alcance a los dos coordinadores generales de la oficina técnica de cooperación en Panamá en el periodo en el que se cometieron las irregularidades (Rosa B. y Carlos C.). «Presumiblemente ha podido existir una actuación culposa grave, dado que no se tomaron las medidas mínimas necesarias para evitar la actuación delictiva del administrativo contable», planteó.

Los hijos de la alcaldesa de Marbella y su marido figuran en una sociedad panameña acusada de blanqueo

La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz.
José Carlos Villanueva

Los dos hijos de la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, figuran junto a su marido como miembros de la sociedad anónima panameña Leslie Company inc. Se trata de la misma compañía offshore acusada de blanquear fondos procedentes del narcotráfico y que es mencionada por el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, en el auto de procesamiento conocido la pasada semana contra el cónyuge de la regidora marbellí, Lars Broberg, y un hijo del primer matrimonio de éste, Joakim Peter Broberg; además de un exescolta de la munícipe, agente de la Policía Local, procesado por recibir sobornos.

Al hijastro de la también senadora se le acusa de ser uno de los jefes de la trama sueca que transportaba hachís y marihuana desde la Costa del Sol al país escandinavo y luego, mediante sociedades como la mencionada, blanqueaba fondos a través de bienes inmobiliarios en Marbella, donde el marido de la primera edil regenta una inmobiliaria implicada.

Para leer la información, publicada en el diario Vozpopuli, pinche aqu´´i.

Un empresario sueco procesado con los Broberg por blanqueo obtuvo obras municipales de Marbella

La alcaldesa de Marbella, en una visita a una de las obras realizadas por el empresario sueco ahora procesado.
JOSÉ CARLOS VILLANUEVA

El empresario sueco Nils Fisher, procesado en la Audiencia Nacional junto al marido de la alcaldesa de Marbella, Lars Broberg, y un hijo de éste, Joakim Peter Broberg, obtuvo años atrás diversas obras municipales adjudicadas por parte del equipo de gobierno del Partido Popular. Así lo ha podido determinar Marbella Confidencial, medio que en julio de 2018 publicó en exclusiva que la Fiscalía de Marbella investigaba dichos contratos.

Fisher figura como administrador al frente la empresa española Codecosol SL. Esta mercantil aparece en el auto de procesamiento del juez Manuel García-Castellón, conocido este lunes, como «empresa tapadera» para el presunto blanqueo de capitales llevado a cabo por la «organización criminal» a la que se vincula a los Broberg, así como a otras 25 personas, entre ellas un agente de la Policía Local de Marbella, antiguo escolta de la regidora y senadora del PP. A este funcionario municipal se le imputa un delito de cohecho, por recibir sobornos del hijastro de Muñoz, considerado uno de los ‘jefes’ de la citada trama sueco-española.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional sitúa a Nils Fisher como «persona de máxima confianza de Joakim Broberg» y añade que la empresa del primero «sería usada como tapadera para diferentes negocios inmobiliarios». El magistrado concreta que Codecosol SL se encuentra en el mismo centro comercial de Nueva Andalucía (Centro Plaza), donde se ubica la inmobilaria Wasa, propiedad del marido de la alcaldesa.

Para leer la información completa pinche aquí:

‘Assetjament sexual i abús de poder a l’Institut del Teatre’ guanya el Premi API de Periodisme Local 2022


El jurat de la segona edició dels Premis de l’Associació de Periodistes de Investigació (API), que es va reunir el 27 de setembre passat, ha decidit declarar guanyador, en la categoria de Periodisme Local, la investigació ‘Assetjament sexual i abús de poder a alumnes de l’Institut del Teatre’, publicada per Albert Llimós i Núria Juanico al Diari Ara.

El jurat va estar format pel degà de la Facultat de Comunicació i Relacions Internacionals Blanquerna (FCRI) de la Universitat Ramon Llull de Barcelona, Josep Lluís Micó; la periodista de RTVE i guanyadora del Premi API 2021 Carol Espona; la periodista de dades de La Vanguardia Laura Aragó; la periodista i vocal de formació de l’API, Beatriz Gálvez Garcés, i el sotsdirector del diari Ara i president del Grup Barnils, Enric Borràs. Aquest darrer es va abstenir de fer comentaris sobre la decisió per la seva vinculació amb el diari.

Tots destaquen «la manera com s’ha explicat aquesta història. Així com el ressò i l’impacte que ha tingut aquest reportatge dins del context de Catalunya».

Assetjament sexual i abús de poder a l’Institut del Teatre és un conjunt d’articles que expliquen el que ha passat durant dècades en una institució pública, dependent de la Diputació de Barcelona, l’Institut del Teatre. Al llarg dels darrers 30 anys hi ha hagut una sèrie de professors que han abusat del seu poder sobre els estudiants.

El reportatge en qüestió va significar la dimissió de tot l’equip directiu de l’Institut del Teatre. Hi va haver manifestacions d’estudiants i de gent del sector durant una setmana a Barcelona. Va ser tema central també a mitjans de comunicació.

«La investigació va néixer d’una premissa: hi ha abusos i assetjament sexual al món de les arts escèniques. Arran d’aquesta afirmació es va iniciar un procés exhaustiu i a llarg termini per contactar amb el nombre més gran de gent del sector. A mesura que les converses fluïen apareixien nous casos. Així doncs, després d’uns mesos de feina, va quedar clar que molta gent apuntava a l’Institut del Teatre, i especialment el focus se situava a quatre docents. Durant l’últim mig any de recerca els dos periodistes van intentar confirmar les històries que tenien, buscant proves documentals, converses amb possibles testimonis que verifiquessin les denúncies i finalment parlant amb les parts implicades», van explicar els autors d’aquest treball.

Gala de lliurament

En aquesta segona edició dels premis, concebuts com la ‘Pilota d’Or’ del periodisme de investigació, en què els mateixos afiliats a l’API decideixen quins són els millors treballs, s’han rebut més de 60 candidatures. El guardó dels Premis API es divideix en tres categories: la general de Periodisme de Investigació, Periodisme de Dades i Periodisme Local.

El sitio web de la Asociación Periodistas Investiación utiliza cookies. Si sigues navegando das tu consentimiento y aceptas las cookies y nuestra política de cookies, pulsa en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies